Los implantes de carga inmediata son un tipo de técnica empleada en la implantología en el ámbito de la odontología que, como su propio nombre indica, permite que el paciente consiga unos dientes nuevos desde el primer día.

Gracias a este tipo de implantes, se ahorra gran cantidad de tiempo que se debería dedicar en el caso de que fueran implantes tradicionales. Todo el proceso se lleva a cabo entre las 24-48 horas desde que se realizó el tratamiento implantológico, por lo que se ha convertido en una solución muy demandada en las clínicas dentales.

¿En qué se diferencian de los implantes normales?

Los implantes dentales se tratan de la colocación de prótesis fijas con el objetivo de renovar la dentadura del paciente y que mejore tanto la estética como su salud general.

Las prótesis, confeccionadas a través de materiales cerámicos habitualmente, son colocados sobre unos pequeños tornillos de titanio u otro material que ha sido previamente colocado sobre la encía del paciente.

A partir de este punto es donde encontramos las principales diferencias entre la carga inmediata y el implante convencional.

El proceso del implante convencional es más largo e incómodo puesto que el tratamiento se realiza en tres fases:

  • Se extraen los dientes que se buscan eliminar.
  • Se colocan los implantes una vez recuperados de la primera extracción (habitualmente debe pasar entre 3 y 6 meses).
  • Se colocan los dientes fijos o prótesis dentales (de nuevo, entre 3 y 6 meses más tarde).

En el caso de la carga inmediata, todas estas fases se reducen, consiguiendo que el paciente no tenga que pasar todo ese tiempo sin dientes o con molestias por las intervenciones quirúrgicas.

  • El implante se coloca inmediatamente después de la extracción inicial y el diente artificial tras este.

¿Cómo es el estudio previo a la carga inmediata?

La carga inmediata, como cualquier otro tratamiento dental, requiere de la revisión previa del especialista con el objetivo de determinar la viabilidad de la técnica y su óptima aplicación. A día de hoy es muy probable que el tratamiento sea efectivo, además de que es un proceso sencillo realizado habitualmente por las clínicas dentales.

Previamente, se debe estudiar el hueso y la calidad del mismo. De esta forma el profesional se asegura que el tornillo podrá ser colocado de forma segura y sin complicaciones.

Seguidamente, se debe seleccionar conscientemente cuál es el tipo de implante más adecuado al tipo de encía o diente que tiene el paciente. Unido a esto, se debe diseñar la prótesis fija que formará la parte visible del diente.

Además, el estudio radiológico y de los modelos de oclusión serán determinantes para que la carga inmediata sea llevada a cabo con éxito.

Grupo Dental Prime somos una clínica dental en Málaga que realiza implantes dentales de calidad y emplea la mejor tecnología para que todos estos pasos previos a la carga inmediata sean llevados a cabo con la mayor diligencia.

¿Quién puede hacerse un tratamiento de carga inmediata?

Una vez dispuestos los pasos previos a la realización de la carga inmediata, es importante reconocer que existen algunos casos en los que no es recomendable la realización del tratamiento.

  • Pacientes que hayan perdido previamente tejido óseo maxilar.
  • Personas que presenten enfermedades periodontales.
  • Pacientes que sufran de bruxismo.
  • Personas con una reducida higiene bucodental o fumadores en exceso.

En todos estos casos se dificulta la cicatrización y la correcta osteointegración entre el implante y el hueso.

A pesar de todo, la carga inmediata está indicada para cualquier paciente y, la mejor opción, es que se realice la evaluación previa del profesional: el reconocerá tus necesidades y si la técnica es viable o no. Consulta con expertos en implantología dental y cambia de dientes en un solo día.