Las carillas dentales son un tratamiento de odontología que se encuadra dentro de la estética dental. Se trata de una técnica en la que se mejora el aspecto de los dientes mediante la colocación de unas láminas en la parte más visible de los dientes delanteros. Si estás interesado en este tipo de tratamiento, debes conocer con antelación cuáles son los tipos de carillas dentales que existen en la actualidad.

Grupo Dental Prime somos una clínica dental con una dilatada experiencia en los tratamientos estéticos. Asesoramos y colocamos las carillas dentales a nuestros pacientes con la mayor diligencia posible. ¿Quieres saber un poco más sobre ellas? Te lo explicamos aquí para que puedas elegir la que más se adapta a tus necesidades.

¿Cómo funcionan las carillas dentales?

La finalidad de las carillas dentales es dar armonía, esconder imperfecciones y unificar el aspecto de los dientes. Este tratamiento se suele realizar sobre los dientes delanteros ya que son los más visibles cuando sonreímos o hablamos.

El procedimiento de dicho tratamiento comienza con el estudio de las piezas dentales del paciente con el objetivo de confeccionar la carilla acorde al tamaño, las medidas y peculiaridades del paciente. Este proceso de confección varía en función del tipo de carilla que vayamos a realizar.

En segundo lugar, la carilla es creada en el laboratorio o directamente sobre el diente (en función del tipo). Posteriormente, se adhiere a la superficie del diente simulando el original y con un aspecto muy natural.

¿En qué situaciones son recomendables las carillas dentales?

Al tratarse de un tratamiento exclusivamente de estética (no soluciona ninguna patología del paciente ni es necesaria), realizarse este tipo de tratamiento depende del paciente. Si bien es cierto que desde la perspectiva del especialista odontólogo os aconsejamos para llevar carillas o no según el estado de tus dientes. En algunas situaciones el uso de estas láminas tiene un resultado perfecto y muy satisfactorio.

  • Para arreglar dientes torcidos. Es recomendable el uso de este tratamiento cuando la malposición no es muy acentuada. En el caso de que la torcedura sea muy severa, el tratamiento óptimo es la ortodoncia.
  • Disimular dientes coloreados. Ya sean de color amarillento o con manchas, las carillas son una solución perfecta al crear un efecto de diente natural.
  • Dientes rotos. Si existe una pequeña rotura en la parte inferior del diente, a modo de ejemplo, la colocación de una carilla podrá disimular esta desigualdad.
  • Disimular dientes separados. Cumple la misma función que con un diente roto, esconde los pequeños huecos que se puedan presentar en la dentadura.
  • Embellecer dientes desgastados. Por último, si tus dientes están muy desgastados y el esmalte ya no luce como lo hacía antes, las carillas son ideales para disimularlo.

En cualquiera de los casos, la mejor solución es consultar con un dentista de confianza cuál es el tratamiento más adecuado y qué clase de carilla dental es perfecta para ti.

Tipos de carillas dentales

Carillas de porcelana o cerámica

Estas son el tipo de carilla dental que más se emplea en el tratamiento de estética dental. Esta lámina se adhiere al diente tras la retirada de una pequeña cantidad de esmalte. De esta forma conseguimos que el diente tenga un aspecto más natural.

Su elaboración es en el laboratorio, tras la medición y decisión de color de la carilla. Por último, se prueban para verificar que se adaptan perfectamente a la forma de los dientes. Cabe destacar que se pueden realizar más cambios en citas posteriores para dejarlas perfectas.

Otras características:

  • Son más duraderas que las de composite (alrededor de 30 años).
  • Tienen un coste mayor.
  • Son más resistentes y difícilmente se manchan.
  • Requieren de un proceso más largo para su confección y de un número mayor de visitas al dentista.

Carillas de composite

El composite es un tipo de material muy resistente y muy empleado en odontología para otro tipo de tratamientos como puede ser la realización de un empaste. Es también denominado como resina compuesta y su colocación es mucho más rápida que una carilla de porcelana.

Después de tomar las medidas de los dientes, los dentistas esculpimos el composite para dar forma a la carilla y la adherimos al diente con una luz especial para ello. Por último, se alisan y pulen para que el resultado sea lo más natural posible.

Otras características:

  • Son más baratas que las de porcelana.
  • Tienen una duración menor.
  • Están especialmente indicadas para casos menos graves o pacientes jóvenes.
  • Se reparan fácilmente y su colocación es más fácil.